jueves, 13 de marzo de 2014

Oasis en Osaka

Os colgamos nuestro último post publicado en DINTELO
El estudio de arquitectura japonés Arbol Design aceptó el reto de desarrollar una vivienda unifamiliar dentro de un barrio de bloques de hormigón en Osaka. Los clientes, una pareja de jubilados, querían desarrollar todo el programa en una sola planta, convirtiéndose eso en la preocupación principal del estudio: ¿cómo resolver todo el problema de vistas que tenían dentro de ese entorno?
Arbol-Design_1
Consiguieron resolverlo proponiendo un espacio para vivir encerrado entre muros altos de madera de cedro, para bloquear las vistas. Entre la piel exterior y la vivienda dejaron un espacio verde a modo de colchón y entrada de luz natural, con el que crearon un fondo visual muy atractivo para la pareja.
 Arbol-Design_10
La altura de los muros exteriores permite que desde el interior sólo se vea el cielo, anulando el resto de vistas menos agradables. El espacio colchón se resolvió con una base de grava blanca, que da aire entre el forrado de madera vertical y el suelo del interior. La vegetación se desarrolla a base de árboles de pequeño porte con follaje verde, creando un contraste muy interesante entre el azul del cielo y el verde de las copas. El jardín arropa a toda la vivienda en forma de S, permitiendo que el verde se pueda disfrutar desde cualquier punto de la misma.
arboldesign01
Destacamos la delicadeza a la hora de introducir el elemento vegetal en el proyecto y lo bien resuelto que está. Pequeñas notas de color verde en contraste con el fondo de madera aportan de día una enorme plasticidad y serenidad al interior. Y de noche, la iluminación perfectamente integrada y diseñada para realzar la belleza de los árboles, consigue tanta complicidad entre interior y exterior que llegas a nos distinguir el límite entre ambos.
Arbol-Design_8

-Arbol-Design_11

Arbol-Design_2

Arbol-Design_12
Por último, en el interior, el hecho de disminuir el número de habitaciones, yendo solo a una, les ha permitido invertir en materiales más nobles y ricos para los acabados. Así pues, toda la fachada exterior es madera de cedro y tiene su reflejo en el suelo del interior. Aporta una enorme calidez en contraste con materiales más neutros como la zona de tatami o una base de hormigón en la zona de la entrada. Por otro lado, un espacio tan diáfano permite que llegue la luz del sol a todos los rincones.
Arbol-Design_7

-Arbol-Design_13Fuente Fotos: Arbol Design